Las razones por las que miles de personas se mudan en Quebec cada 1 de julio

Canadá Noticias Jul 4, 2019 at 11:41 am
Día de mundanza general en Montreal, cada 1 de julio

Día de mundanza general en Montreal, cada 1 de julio

MONTREAL.- El 1 de julio es el Día de Canadá. Pero en Quebec, en vez de las banderas rojiblancas con la hoja de arce, pululan los camiones para transportar muebles. Miles de personas cambian de domicilio en la provincia durante esa jornada.

La fuerte identidad quebequesa –con o sin deseos independentistas-, hace que la fiesta nacional se celebre de forma más discreta que en otras partes del país. Para sus habitantes, la música, el baile, la bebida y la comida muestran toda su fuerza el 24 de junio, el Día de San Juan Bautista, considerado como la fiesta nacional de Quebec.

De acuerdo con cifras oficiales, unas 200.000 mudanzas ocurren cada año en Quebec durante el llamado Jour du déménagement (o Moving Day) o en días cercanos; alrededor de 70.000 en Montreal, su ciudad más poblada.

Anne Morin se mudó el primer día de este mes. “Encontré con mi esposo un apartamento un poco más caro, pero que va a reducir nuestros tiempos de traslado al trabajo”, comenta esta asistente social de Montreal. Los estudiantes quieren vivir entre amigos, la llegada de un hijo hace que las parejas busquen un piso más espacioso y, de igual forma, el incremento de los alquileres causa que varias familias cambien de coordenadas en esta especie de “día de la santa mudanza”.

A mediados del siglo XVIII, las autoridades de Nueva Francia establecieron que los cambios de domicilio se llevarían a cabo el 1 de mayo, como ocurría en Nueva York. No obstante, el Parlamento quebequés aprobó en 1975 una medida para mover esta fecha al 1 de julio, a modo de que los niños no se vieran afectados en sus actividades escolares.

De esta forma, se convirtió en el día en que miles de personas suben y descienden escaleras con libros, utensilios de cocina, ropa, camas, mesas y electrodomésticos. En realidad, las leyes permiten flexibilidad en los contratos. Sin embargo, la mayoría expira el 1 de julio, día que además es de asueto en todo el país.

“Sugerimos que la gente nos llame al menos con tres meses de anticipación. La temporada alta para nosotros es del 15 de junio al 3 de julio, pero el 1 de julio es por mucho el día de mayor actividad”, cuenta al teléfono un empleado de la empresa Déménagement Expert Plus.

Los servicios de las compañías de mudanzas son dos veces más costosos en esos días del año (el 1 de julio pueden incluso llegar al triple). En consecuencia, no todos pueden sacar la chequera (o la billetera, ya que hay personas que ofrecen sus brazos y vehículos en Internet, a oscuras del fisco).

Cadena de solidaridad

David Groulx es profesor de literatura en un colegio de Montreal y buen conocedor de lo que ocurre en esas casillas del calendario. “Me he cambiado de piso unas 14 veces, pero he ayudado a mis amigos en múltiples ocasiones. Alquilas un camión unas horas, tus amistades te apoyan para mover todas las cosas y acomodarlas en tu nueva dirección. El siguiente año estás ahí para hacer lo mismo. Se forma una cadena de solidaridad”, explica.

Groulx ríe mientras recuerda varios momentos de trajín: “A veces ocurre que, mientras estás bajando tus pertenencias, el nuevo inquilino ya está esperando para subir las suyas. Las personas instalan sillas en las calles, un día antes, para reservar espacio para los camiones. Hay años en que toca ayudar en 2 o 3 sitios el mismo día”.

Montreal, ciudad reconocida por sus inviernos implacables, tiene un calor pegajoso en el verano, un ingrediente que complica aún más las labores. “Terminas muy cansado, pero al final esto se vuelve una fiesta. Según la tradición, debes comprar pizza y cerveza para los amigos y familiares que te ayudaron”, cuenta Groulx.

En efecto, los negocios de comida que ofrecen servicio a domicilio -especialmente las pizzerías- trabajan sin un minuto de respiro el 1 de julio. Los supermercados tienen a gente haciendo fila para adquirir el mismo producto: cajas de botellas rubias u oscuras. Las firmas de telefonía, cable e internet deben gestionar miles de cambios de domicilio, lo mismo que Hydro-Québec, la compañía pública de electricidad.

Hay brazos solidarios, deseos de conocer el nuevo barrio y recompensas de cebada y pepperoni, aunque también aparecen asuntos sombríos. Varias familias deben abandonar sus domicilios sin haber encontrado un nuevo destino. Es por ello por lo que autoridades municipales y organismos comunitarios ofrecen sitios de acogida temporales. Los grupos de protección animal señalan que los casos de abandono de mascotas se triplican alrededor del 1 de julio.

Asimismo, la basura se acumula por montones. La alcaldía de Montreal calcula que las mudanzas de este año han dejado unas 50.000 toneladas de desechos, por lo que será necesario esperar unos 10 días para finalizar su recolección. Las autoridades difunden mensajes a la población sobre este problema, invitando a donar pertenencias a centros de beneficencia o a no desprenderse de miles de objetos con tanta facilidad.