El cáncer de páncreas y el de colon han crecido más del 10% desde 1990

Mundo Noticias Oct 22, 2019 at 9:20 am
El consumo de alcohol es uno de los factores de riesgo en el desarrollo de varios tipos de cáncer gástrico MITCHELL LUO

El consumo de alcohol es uno de los factores de riesgo en el desarrollo de varios tipos de cáncer gástrico MITCHELL LUO

El número de personas que sufren tumores digestivos se ha incrementado en todo el mundo. Un gran estudio, presentado este martes en la reunión internacional de gastroenterólogos UEG Week Barcelona 2019, sugiere que tanto las muertes por cáncer de páncreas como la incidencia de cáncer colorrectal han crecido (una vez que se ajusta la estadística para compensar el incremento de la población y en particular de la gente de más edad) un 10% entre 1990 y 2017.

Los datos globales de este trabajo, publicado en la revista The Lancet Gastroenterology & Hepatology, muestran que los casos de cáncer de páncreas se han incrementado un 130%, de los 195.000 en 1990 hasta los 448.000 en 2017. De ellos, murieron 441 000. El mayor incremento del número de casos y de fallecimientos provocados por la enfermedad se da en países de ingresos altos y los hombres padecen una incidencia ligeramente superior a las mujeres, el 51,9% frente al 48,1%.

El cáncer de páncreas no es uno de los más frecuentes, pero continúa siendo uno de los que tienen peor pronóstico, con una tasa de supervivencia del 5%, parecida a la de hace tres décadas y muy similar en países que pueden dedicar muchos recursos a tratarlos y en los más pobres. Aunque aún no se entienden demasiado bien las causas de estos tumores, hay algunos factores de riesgo, como el tabaquismo, la obesidad o la diabetes que pueden explicar las variaciones entre países. En 1980, el 4,7% de la población mundial padecía diabetes y la cifra ha crecido hasta el 8,5% en 2014, y sigue creciendo, principalmente en países de ingresos medios y bajos. Los autores destacan que combatiendo estos tres problemas globales de salud existe un amplio margen de mejora frente a este tipo de cáncer.

Otro de los tumores analizados en este estudio, que ha recibido financiación de la Fundación Bill y Melinda Gates, es el colorrectal. La evolución de este tipo de tumor, que con 896 000 muertes al año es el segundo que más gente mata, es distinta del de páncreas. Aunque el número de casos se ha incrementado un 10% en todo el mundo, la tasa de fallecimientos ha descendido un 13,5%. Según los autores del artículo, tanto la mejora en la supervivencia como el aumento de casos detectados, pueden deberse a la introducción en muchos países de programas de cribado para ver los tumores en una etapa temprana de su desarrollo y poder tratarlos con éxito. En este sentido, resaltan el valor de este tipo de medidas para seguir reduciendo la mortalidad del cáncer de colon.

El estudio también ha identificado diferentes factores de riesgo en hombres y mujeres en estos tumores. El consumo de alcohol, el tabaco y las dietas bajas en calcio, leche y fibra tienen un impacto importante en los hombres. En las mujeres también influyen los problemas con la dieta, pero no el alcohol o el tabaco, en gran parte debido a que su consumo es mucho menor que el de ellos. A nivel global, alrededor del 25% de los hombres fuman frente al 5% de las mujeres.

Por último, el número de casos de cáncer de estómago ha aumentado desde 1990 debido al incremento de la población (hay 2.500 millones de personas más en el mundo), pero se ha reducido su impacto relativo. Con 865.000 muertes, ha pasado de ser el segundo al tercer tipo de cáncer en número de fallecidos. Sin embargo, los autores de esta parte del estudio destacan que hay regiones donde la incidencia es especialmente preocupante. Casi la mitad de los casos de cáncer de estómago se dan en China, donde en 2017 hubo 365.000 casos más que en 1990 y un incremento de 96.000 muertes. Los autores achacan este aumento a una dieta con mucha sal y el tabaquismo entre los hombres.

Los responsables del trabajo, miembros de instituciones médicas y de investigación de todo el mundo, señalan un amplio espacio para la mejora, principalmente en la promoción de estilos de vida más saludable. “El alcohol es responsable de casi el 10% de las muertes en todo el mundo entre las personas de entre 15 y 49 años y provocará una pérdida de salud destacable si no hay políticas adecuadas”, escriben, y añaden que “el nivel seguro de consumo de alcohol es cero, algo que contrasta con lo reflejado en las guías” de salud. También señalan al tabaco, que se debería combatir con programas de educación, impuestos y prohibición de anuncios. Además, señalan los riesgos de dietas bajas en calcio, leche y fibra para el cáncer de colon, que también se puede prevenir con actividad física.

En general, muchas de las recomendaciones para reducir el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer en particular pueden servir para mejorar la salud en general. Es el caso de la reducción del consumo de sal, el tabaco o la obesidad, que también están detrás de los problemas cardiacos.